Publicado por Cuarto Poder

 

  • Cerebros “públicos” recurren a la inversión privada para desarrollar un tratamiento contra el cáncer de colon
  • Nuestro país destina tan solo el 1,24% del PIB a I+D+I, frente a una inversión del 3,09% de Alemania
  • El nuevo proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) supone un aumento de un 59,4% respecto al año anterior, pero aún tiene que aprobarse

 

En un país como España que, según las cifras oficiales, se sitúa entre los 15 países de la OCDE que menos invierten en I+D+I y donde se impone el “Investiga como puedas”, la Universidad de Zaragoza y el Grupo Peaches Biotech, empresa dedicada a la investigación biotecnológica, ultiman la Investigación Clínica de un compuesto enzimático, la Granulisina, capaz de destruir tumores cancerosos, como el cáncer de colon y similares.

El director de la Cátedra de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Zaragoza,  miembro de la Sociedad Española de Inmunología y Director de la Investigación, Alberto Anel Bernal, explica los efectos de la molécula que han conseguido aislar y concluye que “la Granulisina es una proteína quimérica que, unida a un anticuerpo monoclonal, se dirige directamente a las células tumorales de forma selectiva  con actividad citotóxica y sin afectar a células adyacentes”. Esa capacidad de destruir células tumorales sin afectar al resto de células sanas con una simple administración intravenosa supone, según el director de I+D del Grupo Peaches, el doctor Juan Pedro Lapuente, “un gran avance en cuanto a la eficacia y la simplicidad en la aplicación del tratamiento contra el cáncer de colon.”

 

No solo se trata de un gran logro en la investigación científica, reconocido recientemente con el Premio Triple Hélice a la mejor Investigación del año, sino que puede dar esperanza a un buen número de pacientes afectados por el cáncer de colon, que es el que tiene mayor incidencia en la población española (el cáncer de colon presenta una tasa de incidencia de 82 casos por cada 100.000 habitantes y se diagnostican un total de 40.000 casos por año) y es el segundo más frecuente en todo el mundo, según el Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). En la actualidad, se registran 1,3 millones de casos de cáncer colorrectal en el mundo, lo que supone el 11,8% de todos los cánceres diagnosticados en nuestro planeta. Esta enfermedad, para la que se estima una supervivencia del 54% a cinco años, afecta a uno de cada 20 hombres y a una de cada 30 mujeres antes de cumplir los 74 años, según se recoge en el Observatorio de la AECC y en la mayoría de los casos aparece a partir de los 50 años.

La investigación que ha conseguido crear la Granulisina es, según Juan Carlos De Gregorio, CEO del Grupo Peaches Biotech, “el fruto de la colaboración entre el sector público y el privado, que se ha convertido en la vía más eficaz para desarrollar con éxito medicamentos basados en la medicina biocelular”. De Gregorio añade que esta fórmula mixta de investigación científica supone “un triple beneficio, porque revierte, en primer lugar, en la salud y  bienestar de los ciudadanos, porque permite acometer investigaciones que el sector público no sostiene hoy por hoy y porque los beneficios económicos que va a generar esa patente van a repercutir también en el sector público, de forma directa y también indirecta, ya que el tratamiento con Granulisina del cáncer de colon abaratará con toda seguridad los 6.700 euros de gasto medio anual por paciente, según estimaciones de la AECC”.

 

La afirmación de que la inversión pública no sostiene investigaciones como la de la Granulisina es, lamentablemente, una realidad en nuestro país, que destina, según arrojan las cifras de 2018, tan solo el 1,24% del PIB a I+D+i, frente a una inversión del 3,09% de Alemania, el 3,06% de Dinamarca, el 3,17 de Austria o el 2,20% de Francia. Mientras en la cima de los países que destinan mayor parte de su PIB a la investigación se sitúan Corea (4,81%) o Israel (4,95%), España se encuentra incluso por debajo de la media europea; por debajo de Portugal (1,37%), Eslovenia (1,94%) o Estonia(1,43%).

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez aseguran su firme voluntad de incrementar la inversión en investigación en España y, de hecho, el ministro de Ciencia, Pedro Duque, aseguraba la semana pasada que los Presupuestos Generales del Estado para el 2021 “demuestran que la I+D+i es prioritaria para el Gobierno”. De hecho, subrayaba el incremento de 1.204 millones de euros en el proyecto que ha llegado ya a las Cortes, lo que supone un aumento de un 59,4% con respecto a la cantidad destinada en las del año anterior.

Sin embargo, suponiendo que se aprueben esos PGE, ese esfuerzo no situará tampoco a España entre los países europeos más destacados por su inversión en I+D+i, sino que le acercará al objetivo del 2%, declarado por el propio Gobierno a su llegada a la Moncloa. Pero esos Presupuestos están todavía en el aire y a expensas de un acuerdo a múltiples bandas en el Congreso de los Diputados.

Por ello, cerebros e investigadores españoles buscan fórmulas y empresas inversoras que puedan financiar sus investigaciones, mientras que importantes grupos inversores empiezan a poner el ojo y parte de su capital en la investigación biomédica.